En el mundo laboral, existen diferentes contratos por los cuales puedes entrar a formar parte de una empresa. En este artículo os contamos un tipo de contrato cada vez más usado por parte de las empresas a la hora de contratar a sus empleados: el contrato de obra y servicio.

Este tipo de contrato se caracteriza por ser definitorio, es decir, se realiza con el objetivo de que un trabajador realice ciertas tareas de un proyecto determinado pero en el momento que finaliza, si la empresa quiere seguir requiriendo de sus servicios, se debe formalizar otro contrato. 

Se trata de un contrato habitual en ciertos sectores como el comercio, la limpieza, la construcción… donde es necesario incrementar su plantilla para una cierta actividad, pero no se sabe el tiempo que va a durar el proyecto, formalizando así dicho contrato. 

Para que un contrato tenga dicho carácter se debe especificar claramente el tipo de obra o servicio/proyecto para el cual se requiere la contratación del empleado y presentarlo en un máximo de 10 días en la oficina de empleo desde el momento en que se firma. 

La legislación determina que este tipo de contratos puede tener una duración máxima de 3 años, pudiéndose ampliar unos 12 meses siempre y cuando el convenio colectivo lo contemple. Sin embargo, el finiquito por despido es de 12 días por año trabajado, con ciertas especificaciones que se estudian dependiente de cada caso concreto. 

Cuando el contrato supere los 3 años, más lo prorrogable, el trabajador pasa a ser indefinido automáticamente.

Si te enfrentas a un problema similar, ya seas empresa o trabajador, podemos ayudarte. Estudiaremos su caso de forma específica para ver como proceder en tu casa, buscando siempre el beneficio, asignando un experto en el ámbito judicial al que te enfrentas. En Abendaño y Bilbao Abogados miramos por todos nuestros clientes. 

Se trata de un Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, siendo de carácter directo y potestativo. Pero, no todos los terrenos lo tributan: únicamente de naturaleza urbana, no los de naturaleza rústica. 

Este valor por el cual hay que tributar es sobre el valor del suelo, no el de la construcción, apareciendo dicha cifra con el concepto de valor catastral.  

El pago de dicho impuesto le corresponde a la persona que adquiere el inmueble o a quien se le transmite el derecho real. Sin embargo, si la persona obligada del pago de la plusvalía es residente en el extranjero, la ley determina que tendrá que pagar el impuesto el sustituto del contribuyente, siendo la otra parte que interviene en el negocio jurídico. 

Con todo esto, antes de contar lo que determinó el Tribunal Constitucional, vamos a establecer los elementos claves  para saber a cuánto asciende el importe de este impuesto: 

  • Base imponible de este impuesto: formado por el incremento del valor de los terrenos en el momento de devengo y experimentado a lo largo de un periodo máximo de 20 años, teniendo en cuenta dos valores: el valor del terreno y el porcentaje del incremento. 
  • Tipo impositivo: lo regula el ayuntamiento de cada localidad en su ordenanza fiscal reguladora de impuestos, no pudiendo superar el porcentaje del 30%.

Este impuesto ha tenido mucha polémica, sobre todo en los últimos tiempo, ya que muchos ciudadanos han tenido que pagar un plusvalía cuando se ha acreditado que no se ha obtenido ningún beneficio económico tras vender el inmueble. 

Todo ello, llegó al Tribunal Constitucional, quien ha hablado en una sentencia del 31 de Octubre de 2019, determinando que no es constitucional tributar por el impuesto de plusvalía municipal cuando el beneficio obtenido por dicha venta es menor al importe de dicha plusvalía, en aplicación de los criterios establecidos en la Ley de Haciendas Locales. 

En Abendaño y Bilbao Abogados podemos asesorarte y ayudarte. Ponemos todos nuestros conocimientos en su caso para que el resultado sea favorable. 

 

En el año 2019, se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una orden que regula el registro de la jornada laboral de los empleados de una empresa. 

El 12 de Marzo entraron en el BOE algunos requerimientos claves para el registro de los empleados, donde se estipulaba lo siguiente:

  • Todas y cada una de las empresas deberán llevar un registro de las horas que trabajan sus empleados, independientemente de la jornada que tengan (completa, parcial, por horas…)
  • Este registro deberá estar disponible para los empleados y deben guardarse durante 4 años.
  • Deben quedar reflejadas las horas extras de los empleados, evitando así abusos por parte de la empresa al empleado. 

Este registro debe incluir el horario de inicio y de salida de la jornada laboral de todos los empleados, siendo el objetivo principal evitar abusos laborales y fraudes por no pagar o compensar las horas extras que se realizan. De esta manera, al quedar constancia de ello, la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social podrán llevar un mejor control. 

Sin embargo, aún no está estipulado una manera común a todas las empresas para llevar a cabo el registro, ya que se puede hacer de forma manual, online, huella dactilar…Esto dependerá de cada empresa.

En el caso de que llegue a la empresa una inspección de trabajo, nos podemos enfrentar a una infracción grave, siendo el importe mínimo a pagar de 626 hasta 6.250 euros.

Pero existen ciertos trabajadores que quedarán exentos de llevar un registro de su horario laboral. El Ministerio de Trabajo ha determinado que los autónomos, de cooperativas y alta dirección están exentos de fichar. Sin embargo, muchos autónomos se verán afectados ya que dicha medida sí impacta sobre los trabajadores que tengan contratados.

Además, existe un número de horas extraordinarias al año a realizar por un trabajador, siendo ese número de 80 horas, pudiéndose abonar económicamente o compensar con días de descanso.  

En caso de duda, tanto por parte del empresario como del empleado, lo mejor es acudir a profesionales del ámbito laboral. En Abendaño y Bilbao Abogados queremos ayudarte y aportar todos nuestros conocimientos a tu caso.

Con la llegada de las Navidad, comenzamos a escribir la carta de los Reyes Magos. Todos los días, estamos siendo impactados por publicidad de miles de productos o servicios, tanto en televisión, en periódico, en redes sociales…aumentando las ganas y la posibilidad de comprar. En muchas ocasiones, los productos se deterioran mucho antes de lo previsto o no se recibe lo que se esperaba, llegando las dudas de si tenemos derecho a reclamar y de qué forma. ¿Qué hacer cuando nos llega un producto deteriorado o que no corresponde con las características previas que el vendedor aseguro que tendría el producto?

Pues bien, en ese caso, llegó la hora de reclamar. Por lo general, con una situación así, el vendedor suele solventar la situación sustituyendo el producto por uno igual o de características similares, o con el reembolso del dinero.

Un consejo, es guardar las facturas, documentación, tickets, contratos, publicidad… del propio producto para poder reclamar de la mejor forma.

Pero, ¿qué pasos hay que seguir a la hora de plantear una reclamación?

  1. Primeramente, lo que debemos hacer es hablar con el vendedor del producto para poder llegar a un acuerdo amistoso, ya sea mediante la sustitución del producto o el reembolso del dinero. El contacto puede llevarse a cabo por teléfono, de forma presencial, redes sociales o página web, dependiendo qué información de contacto tengamos.
  2. En el caso de no haber llegado a un acuerdo por ambas partes, se procede a pedir una hoja de reclamaciones, donde debe aparecer varios datos, como el nombre, dirección, teléfono y DNI de las dos partes. Además, se debe explicar en la misma reclamación lo sucedido de forma clara y concisa sobre los motivos que llevan a reclamar, adjuntando la documentación relacionada con el producto o servicio.
  3. Sin embargo, muchas veces no se consigue contactar con el vendedor, por lo que tramitar una reclamación se hace mucho más complejo. En ese caso, debemos acudir a presentar una queja por cualquier otro medio en la oficina municipal de información al consumidor (OMIC) o en la Dirección General de Consumo.

En materia de consumo, una reclamación es la manifestación escrita de una queja. Un consumidor o usuario pone en conocimiento del comercio que le ha vendido el bien o prestado el servicio, un perjuicio causado por una mala práctica realizada por ésta y por la que se pretende su reparación o resarcimiento de un daño sufrido.

En Abendaño y Bilbao Abogados apostamos por el consumo responsable. Por ello, ante situaciones así, nuestro equipo le asesorará en materia de derecho de información, reclamaciones, protección de derechos y reparación de daños y perjuicios, como facturaciones, telefonía, suministro energético y reclamación de acciones.

Es un momento para compartir ilusiones y soñar, tanto con la lotería nacional como con el niño.

El “Gordo” está agraciado con 4 millones de euros y como es tradición en España, los décimos se comparten, llegando en muchas ocasiones a crear problemas entre las diferentes partes a la hora de repartir el premio. 

Como ya sabemos el precio del décimo de la lotería es de 20€ y cuando se comparte entre amigos, familiares, compañeros de trabajo…se lleva a cabo un “pacto de amistad” en el que todos los participantes son honrados pero, en muchos casos hay personas que han desaparecido con el dinero. 

Llegado el 22 de Diciembre, si tu décimo ha sido premiado, debes saber que en la Administración puedes cobrar un premio inferior a 5.000€. En el caso de que dicho importe sea mayor, debe acudir a una entidad bancaria: Abanca, Banco Sabadell, Bankia, BBVA, CaixaBank, Cajamar, CajaSur, Ibercaja, Kutxabank y Unicaja. Sin embargo, tanto bancos como administraciones de Loterías te podrán abonar en efectivo hasta 2.500 €. El resto será en cheque o ingresándolo en tu cuenta corriente.

En Abendaño y Bilbao Abogados os dejamos algunos consejos para compartir décimos, siendo una prueba a la hora de reclamar el premio si alguno de los miembros se va con el dinero: 

  • Quien conserve el décimo debe fotocopiarlo y entregar a cada participante una copia firmada del mismo con: nombre, DNI e indicando que persona juega (número, serie, fracción y sorteo) y en qué cantidad. Lo mejor es que conste por escrito, ya que de palabra no sirve como prueba. 
  • También, se puede enviar una foto del décimo como prueba a través del correo electrónico, por WhatsApp o cualquier otra red donde quede constancia. 
  • Si encargas o intercambias décimos enteros, procura recogerlos o abonarlos antes de que se realice el sorteo.

Estos consejos puedes ser muy importantes si decides jugar a la Lotería del Niño, ya que puedes evitar problemas y tener pruebas si tu número es el premiado y existen inconvenientes a la hora de hacer la repartición.  

No lo olvides, los primeros 20.000€ de premio del Gordo o de cualquier otra lotería de carácter público están exentos de obligación fiscal. Sin embargo, a partir de esa cantidad, Hacienda se lleva un 20%.

A partir del 1 de Enero del 2020, el límite a pagar a Hacienda será de 40.000, incluyendo el próximo sorteo del niño. 

En Abendaño y Bilbao Abogados podemos ayudarte y asesorarte ante una situación así, buscando siempre el beneficio de todos nuestros clientes. 

¡Mucha suerte a todos para el sorteo del Niño!

Llega la hora de emprender, montar una empresa y , con ello, la toma de decisiones.
Existen diferentes tipos de sociedades, siempre se pueden modificar pero recomendamos elegir siendo conscientes de lo que conlleva cada razón social según el negocio que vayas a comenzar. Además, darte de alta como autónomo sin constituir una empresa es viable pero muy poco práctica cuando existen varios fundadores.
A continuación, te contamos los 2 tipos de sociedad más comunes para emprender:
Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.L.): se trata de una estructura societaria usada por la mayoría de los emprendedores a la hora de constituir su empresa, caracterizándose por:

  • Su capital social está dividido en participaciones
  • El desembolso inicial es de mínimo 3.000 euros
  • Los socios no responden con su patrimonio personal a las deudas sociales.
  • No existe la obligación de tener que ser auditada
  • La responsabilidad se limita al capital social

Sociedad Anónima (S.A.): puede tener similitudes con la sociedad limitada pero suele ser menos común a la hora de emprender, siendo usada por empresas de mayor volumen. Se rigen por las siguientes características:

  • El capital social estará dividido en acciones
  • Los socios que formen la sociedad no responderán personalmente a las deudas sociales
  • La responsabilidad se limita al capital social
  • El desembolso mínimo tendrá que ser de 60.000 euros
  • Las acciones pueden ser vendidas o traspasadas con facilidad
  • Existe la obligación de ser auditadas.

Una vez que te hayas decantado por una de las dos opciones, te contamos los pasos a seguir para formalizarlo:

  1. Debes ir al registro mercantil a por una certificación negativa del nombre de la sociedad. Sirve para acreditar que no existe otra misma sociedad con el mismo nombre.
  2. Debes abrir una cuenta en el banco a nombre de la sociedad para desembolsar el capital social y pedir una certificación que acredite el depósito del dinero.
  3. Redacta los estatutos sociales. Desde Abendaño y Bilbao Abogados recomendamos hacerlo de la mano de un abogado o notario para evitar errores.
  4. Redactar un pacto de socios donde se formalice las funciones, retribución de cada socio, confidencialidad… y todo lo que esté relacionado con la actividad comercial de la empresa.
  5. Escritura ante un notario: Deberán asistir todos los socios personalmente o con un poder.
  6. Obtén el CIF provisional, date de alta en el IAE y realiza la declaración censal presentando el modelo 036.
  7. Solicita el CIF definitivo en Hacienda

Todo este proceso se simplifica de la mano de abogados expertos. Por eso, en Abendaño y Bilbao Abogados ponemos a su disposición nuestro despacho y conocimiento para que el proceso sea más fácil. De esta forma, conseguimos agilizar los trámites para que comiences a emprender lo antes posible.

El Concurso de Acreedores es un instrumento jurídico destinado a solventar los problemas de liquidez del empresario que se encuentra ante la situación de no poder atender a los pagos de sus obligaciones, es decir, que no puede pagar la totalidad de sus deudas a sus vencimientos. La principal función es ofrecer una negociación con los acreedores para que reciban el pago y conseguir la continuidad de la empresa. 

El concurso de acreedores debe ser solicitado por la empresa, la cual no puede hacer frente a sus pagos, con el fin de conseguir un periodo de tiempo de paralización de intereses y ejecuciones, permitiéndoles reorganizarse y, finalmente, pagar sus deudas. 

Este procedimiento es un proceso complejo que se desarrolla a través de etapas judiciales y extrajudiciales con el principal objetivo de lograr la viabilidad de la empresa para evitar la quiebra y todas las consecuencias que conlleva.

A la hora de enfrentarnos a una situación así, el abogado especializado en concursos de acreedores debe ser conocedor de todo lo que pasa en la empresa. Sin embargo, tras la crisis hubo una novedad en nuestro ordenamiento jurídico:

Se introdujo la posibilidad de que los particulares y autónomos se acogieran al sistema de segunda oportunidad, llevando a cabo una restructuración de la deuda, seguida de la posibilidad de exoneración de lo impagable. 

Otra opción, donde entra en juego el Derecho Concursal tiene que ver con la transmisión de empresas en pleno concurso. Puede ser clave tanto para el deudor como para sus trabajadores y acreedores, llevando a cabo la transmisión íntegra de la unidad productiva, continuando así con la actividad económica.

Se trata de diferentes escenarios para hacer frente a este procedimiento. Pero, antes de tomar cualquier decisión y realizar este tipo de operaciones conviene que te dejes asesorar por un abogado concursal. 

En Abendaño y Bilbao Abogados estamos especializados en este ámbito, estudiando cada caso de manera concreta para valorar las diferentes opciones de proceder. Siempre buscando el beneficio de todos nuestros clientes para que el procedimiento sea más ágil y sencillo. 

Los patinetes eléctricos se tratan de vehículos de movilidad personal cuya finalidad es el desplazamiento personal. La llegada de este tipo de transporte a nuestras calles ha provocado un “caos”

El patinete eléctrico, ya sea de dominio propio o de alquiler, es uno de los más demandados por sus usuarios, siendo una forma de lucha contra la contaminación masiva de las grandes ciudades. Cada vez son más los usuarios de patinetes eléctricos que encontramos por las calles, como modo de movilidad urbana responsable.

La falta de regulación en este tipo de transportes hace que los procesos de reclamación y de indemnización sean más complejos que con los vehículos de transporte tradicionales. Sin embargo, las autoridades han desarrollado distintas normativas que podría llevar a la obligatoriedad de seguros para los conductores, la prohibición de circular por determinados lugares o incluso la matriculación, con el fin de poder identificar a los causantes de accidentes que se dan a la fuga. 

En el año 2.018, según la Fiscalía, tuvieron lugar alrededor de 300 accidentes en los que el patinete eléctrico estuvo implicado, llegando incluso a contabilizar accidentes mortales. 

Pero llega una pregunta común, ¿qué hacer si sufro un accidente con patinete eléctrico?

Como en cualquier tipo de accidente, el primer paso es identificar al conductor y obtener los datos del mismo. Como los patinetes eléctricos no cuentan con un número de identificación y, por lo general, los conductores no tendrán un seguro contratado que lo cubra, obtener la información es clave a la hora de poder reclamar una indemnización. 

Posteriormente, se debe conseguir un nexo de unión entre ambas partes. Por ello, se recomienda ponerse en contacto con el teléfono 112 para poder solicitar la presencia policial, un médico y/o buscar testigos del mismo. 

Dependiendo de las lesiones que sufra y, suponiendo que no tenga seguro el patinete, se debería tratar una conciliación para que se haga cargo de los costes para poder finalizar de forma amistosa. Si esta opción no es posible, se podría interponer una demanda reclamando una indemnización correspondiente.

En caso de enfrentarte a una demanda por este tipo de accidentes, la mejor opción es ponerte de la mano de especialistas en el sector. Es cierto que estos procesos, aún estar muy informados, son difíciles de tramitar si no tienes todos los conocimientos para hacerlo correctamente y, lo más importante, favorablemente. En Abendaño y Bilbao Abogados te daremos la mejor solución, buscando el beneficio de todos nuestros clientes aplicando la ley.

Más conocido por acoso laboral puede tener consecuencias no solo a tu vida profesional sino que puede afectar a tu vida personal. Se trata de un problema social tan antiguo como el trabajo en sí mismo. Sin embargo, en las últimas décadas ha cobrado más importancia en el ámbito de recursos humanos, llegando a ser uno de los temas tratados por abogados. 

En cuanto a las causas del mobbing podemos destacar diferentes factores:

  • Una de las causas es la competición entre trabajadores de una misma empresa, generando esa rivalidad entre diferentes partes.
  • Por la necesidad de algunos trabajadores de mostrar superioridad laboral frente a otros.
  • Un complejo de inferioridad del acosador, que siente miedo de perder su posición o de que el compañero destaque por encima de él.
  • O simplemente por diferencias entre propios compañeros que genera una relación de acoso laboral

Existen diferentes tipos de bullying o mobbing en el trabajo:

  1. Vertical descendente: Es la forma de relación más típica se da entre supervisor/agresor y subordinado/agredido.
  2. Horizontal: Se da entre compañeros del mismo cargo o categoría laboral.
  3. Vertical ascendente: Se da hacia un jefe inmediatamente superior.

Ahora llega la pregunta, ¿en tu lugar de trabajo has sido objeto de conductas violentas? Si es así, es hora de ponerle freno para evitar que afecte tanto a tu vida personal como profesional. 

En estos casos, lo más apropiado cuando ante una situación de mobbing es ponerlo en conocimiento del jefe, responsable o departamento de recursos humanos, aportando argumentos sólidos y evidencias sobre el trato recibido.

El mobbing en el trabajo está contemplado como un delito en nuestro Código Penal (artículo 173.1). Sin embargo, debe responder a una situación que se dé de forma prolongada, que el trabajador sea el objetivo de ataques hostiles y que estos menoscaben su integridad.

Ante una situación así, para que puedas tomar una decisión con conocimiento de causa, es importante que éste sea estudiado por un abogado especialista en acoso laboral con el objetivo de buscar la mejor solución de forma rápida.

En Abendaño y Bilbao Abogados ponemos toda nuestra experiencia y conocimientos sobre tu caso para conseguir tu beneficio. Contamos con la redacción de reclamación judicial y defensa consecuente, asesoramiento integral con un abogado laboralista y la gestión de actuación frente a la situación siguiendo el protocolo

Con la llegada de la Nueva Ley Hipotecaria y la amenaza de multa de Bruselas, llega la hora de saber cómo reclamar el IRPH.

El Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH) se trata de un indicador de referencia que utilizan las diferentes entidades bancarias para actualizar el tipo de interés de las cuotas del propio préstamo hipotecario a tipo variable suscrito con sus clientes. Pero, ese indicador fluctuaba dependiendo de cada entidad bancaria, suponiendo un mayor gravamen para el cliente. 

El IRPH empezó a utilizarlo las entidades bancarias con la excusa de que era un índice más estable que el Euribor, pero la realidad es que este índice acabó siendo perjudicial, alcanzando un valor superior al del propio Euribor.  

Este indicador es publicado por el Banco de España en el Boletín Oficial del Estado (BOE), y se calcula como la media de los tipos de interés medios ponderados que las entidades han aplicado en las operaciones de préstamo hipotecario por plazo igual o mayor a 3 años, iniciadas o renovadas durante ese mes.

Sin embargo, existen diferentes tipos de IRPH, encontrando estos 3:

  • IRPH de los Bancos, en el caso de que solo se tuvieran en cuenta los tipos de intereses bancarios
  • IRPH de las Cajas de ahorro cuando únicamente se consideraban los tipos de interés aplicados por las cajas
  • IRPH del Conjunto de entidades, en el caso de que se tengan en cuenta el tipo de interés medio aplicados por las entidades bancarias que tenían en consideración tanto los usados por los Bancos como por las Cajas.

Para saber si puedes reclamar el IRPH debes tener en cuenta si tu hipoteca está relacionado al IRPH. De esta forma, existen dos opciones:

  1. Debes analizar escritura de préstamo hipotecario, consiste en que mires si aparece el índice de referencia, incluido en la cláusula “Tipo de Interés de Referencia”
  2. Analizar el recibo del préstamo hipotecario, observando el tipo de interés que estás pagando. En el caso de que sea superior al 2% es posible que te estén aplicando el IRPH

Sin embargo, muchas veces nos encontramos con dudas sobre si se nos ha aplicado el IRPH y si puedo reclamarlo. Es importante saber que no todos los casos se pueden reclamar. Tu abogado necesitará analizar cada caso de manera individual para ofrecerte la mejor solución. 

En Abendaño y Bilbao Abogados ponemos toda nuestra experiencia en estudiar su caso de forma personalizada y darle la mejor solución. Siempre buscando el beneficio de nuestros clientes.