Desde el pasado 1 de junio la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) se ha vuelto más exigente debido a un cambio en la normativa europea para adaptarse al Brexit.

La nueva revisión obligatoria cuenta con modificaciones en el reglamento para adaptarse a las nuevas tecnologías que llevan incorporadas los vehículos. En realidad, lo que se ha producido es una ampliación de lo que debe revisarse y que antes no estaba tan claramente detallado en el manual anterior.

 

Anteriormente, por ejemplo, la gravedad del defecto de no funcionamiento del ABS cuando es obligatorio llevarlo, era falta leve, pasando a ser ahora falta grave. El mismo caso es el peligro de soltarse los retrovisores, la normativa se endurece pasando a considerarse falta grave.

 

Estos cambios en la normativa son importantes ya que solo la existencia de una falta grave provocaría la inhabilitación del vehículo.

Desde Abendaño Bilbao abogados recomendamos no solo por la normativa sino por su seguridad, tener a punto el vehículo en todo momento.