El reparto de herencia sin testamento, es uno de los tres escenarios en los que nos podemos encontrar ante el fallecimiento de una persona.

Cuando el fallecido no ha otorgado testamento, serán los herederos legítimos los que realicen el reparto de la herencia.

En el cuaderno-particional se deberá respetar la igualdad entre los diversos herederos. En dicho cuaderno deben aparecer los datos de todos los herederos, pero…

¿que es el cuaderno particional?

El cuaderno particional es el documento en el que se formaliza la parte de la herencia que pertenece a cada heredero.

 la redacción es compleja y requiere amplios conocimientos jurídicos y de sucesiones, por lo que es mas que aconsejable que lo redacte un abogado experto en herencias y sucesiones, además de elaborar del cuaderno, debera acompañar a los herederos durante el proceso, citarlos para que lean y para que firmen el documento que finalmente deberá ratificar el notario.

Como ya hemos mencionado en dicho cuaderno deberán aparecer los datos de los interesados pero tambien los bienes, derechos y deudas que componen la herencia, así como las adjudicaciones que se hagan a los herederos y legatarios.

A la hora de realizar la partición, es necesario conocer los bienes que conforman la herencia para poder realizar el reparto de forma equitativa. Para asegurar el reparto equitativo se sigue un proceso que debera quedar plasmado en el cuaderno particional

  • Inventario: detalle del activo y el pasivo de la herencia.
  • Avalúo: valoración de todos los bienes inventariados. Ha de ser una valoración real y la puede realizar el testador del documento, por acuerdo entre los herederos o por el perito, en el caso de que se haya tenido que recurrir al procedimiento judicial.
  • Liquidación de la herencia: Cálculo neto de la herencia a repartir, restando las deudas y cargas que pudieran recaer sobre la herencia.
  • Adjudicación: Es el paso final, la entrega a cada heredero de lo que le corresponda de la herencia. Lo habitual es formar lotes con bienes que sumen el valor que corresponda a cada heredero, aunque éstos sean de distinta naturaleza. Si existieran bienes indivisibles, como suele ser el caso de un inmueble, este podría asignarse a un solo heredero que deberá pagar el valor de la parte que corresponde al resto, siempre y cuando otro heredero no solicite la pública subasta del bien para repartir lo obtenido.

El cuaderno particional puede ser un documento público o privado, según corresponda. por ejemplo si la herencia está formada  por bienes inmuebles y se quieren inscribir en el Registro de la Propiedad para su posterior venta, el cuaderno particional debe formalizarse en documento público para poder llevar a cabo el reparto de la herencia.

Otro aspecto importante es que el cuaderno particional es indispensable para la liquidación de los impuestos correspondientes a cada heredero.

Insistimos que aunque las herencias se realicen de mutuo acuerdo, es muy importante contar con la ayuda de un profesional que asegure que se estan dando todos los pasos legales del proceso.