recibir herencia

A la hora de realizar el testamento, existen diferentes formas de nombrar a los herederos de la herencia. Se pueden nombrar herederos por completo o de una parte de la totalidad a determinadas personas, pero también podemos hacer un legado a una persona en concreto. 

En cuanto al concepto de heredero, puede existir dos tipos: heredero universal y el heredero único, siendo muy importante diferenciarlos para no cometer errores y saber cómo se repartirá la herencia exactamente. 

Cuando el heredero consta como universal, se convierte en sujeto activo y pasivo de las relaciones jurídicas de las que era titular el causante. En este caso, no solo se heredan los beneficio del fallecido, sino que también pasan las deudas y las obligaciones. 

Pero no es lo mismo ser heredero universal que único, ya que el heredero universal no significa ser heredero excluyendo ni único, ya que pueden ser varias personas que reciban la herencia en su conjunto. 

En  el caso de ser legatario, sólo recibirá una parte de la herencia que le haya dejado de forma voluntaria, no heredando así las deudas, es decir, puede aceptar unos bienes y renunciar a otros. Como la figura del legatario no es heredero forzoso, debe constar en el testamento su nombre, apellidos y DNI, y en el caso de que se trate de una empresa o fundación, tendrá que constar la persona jurídica y el CIF.

Y, por último, es importante destacar que ambos, tanto heredero como legatario, están en las mismas condiciones en lo que respecta al Impuesto de Sucesiones, y deberán liquidarlo en la cuantía que les corresponda.

Saber la diferencia a la hora de recibir una herencia es de gran importancia. Por lo tanto, recibir un asesoramiento de parte de expertos en este área es clave para conseguir el beneficio. En Abendaño y Bilbao Abogados contamos con una amplia experiencia tramitando este tipo de cuestiones, poniendo siempre todos nuestros conocimientos en su caso.